Crónicas Citadinas
Columna Chetumal
Col. Destripacuentos
Directorio
  Noticieros en line@
Excelsior
Reforma
El Universal
El Financiero
El Economista
Novedades
Uno mas uno
CNI en línea
CNN en español
Calendario
««Noticias 2014  »»
LMMJVSD
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930
««Septiembre»»

 

Crónica Citadina
Por Ignacio A. Herrera Muñoz

El Maestro... Su misión: Enseñar.

Publicado el 2010-05-21. 

El 15 de mayo de cada año es un día dedicado para reconocer la labor de los maestros y maestras; quienes cumplieron su misión contando con los elementos primordiales y su entrega que dieron motivo a su labor de enseñar.


Son factores para su trabajo: la mente, el corazón, el carácter cariñoso y bueno, la palabra dulce y a veces enérgica pero convincente como el ejemplo infiltrador en las pequeñas y jóvenes conciencias.


Muchos como quien escribe esta crónica tuvieron la satisfacción de ser guías de niños y jóvenes; en algunos casos incluso vivir y sentir las necesidades de esa niñez que vive en el medio rural, donde a pesar de las carencias existe en ellos la aspiración de alcanzar la superación.


Como maestro rural supe lo que era carecer de energía eléctrica, agua potable, anduve en caminos lodosos y en la superficie de las aguas en barcos pequeños y a veces en cayucos… sin embargo al reflexionar en aquellos mentores que vinieron a enseñar el alfabeto, cuando esta región era de parajes inhóspitos, con caminos intransitables y además el rechazo de los mayas debido a la desconfianza vivida por el abuso de quienes los tuvieron sometidos, considero que esos hombres y mujeres, maestros y maestras de ayer fueron verdaderos titanes que con perseverancia utilizaron la espada de luz para abatir la ignorancia.


Hombres avezados que llegaron hasta lo más recóndito de la geografía del territorio federal, que debajo de una humilde escuela construida con paja y madera rústica con tenacidad castellanizaron y transmitieron su enseñanza alfabética con paciencia y decisión.


Fueron esos primeros maestros los brecheros de la educación que atravesaron sabanas, caminaron largas leguas, no se amedrentaron a veces en las jornadas para llegar a las comunidades lejanas, las inclemencias del tiempo que muchas veces los sorprendían, vencieron el temor a la mordedura de víboras y al zarpaso del tigre… esos aparecen en la historia de la educación de Quintana Roo como gladiadores de la enseñanza.


Fueron los abridores de conciencia; muchos como aquellos apóstoles por enseñar el evangelio recibieron el martirio a su labor redentora; así es la labor del maestro cuando él mira a su alrededor al paso del tiempo y si derramó aquella ternura y todo el conocimiento que cultivó en la mente del niño, formó su personalidad e hizo de él un factor de cultura social; es cuando todo maestro o maestra siente la satisfacción interna; “aquel doctor fue mi alumno, aquel abogado, ese obrero honrado y trabajador lo tuve en mi aula, aquella maestra, esa destacada funcionaria fue mi discípula”… es cuando siente una profunda satisfacción que su labor no fue estéril y siente algo que lo ilumina y le proporciona gozo espiritual. Aquí está la verdadera recompensa a su misión educadora. Esto satisface aquellas jornadas donde tuvo que afrontar penurias como: la incomprensión, la inclemencia del clima, aquellas jornadas tan largas que los maestros de ayer tuvieron que recorrer para llegar a cumplir su misión a su comunidad alejada, situada en lo profundo de la selva.


Este día un homenaje para esos pioneros de la educación de esta entidad por su labor titánica como lo fue en un principio para poder llevar el abecedario a las mentes infantiles; para aquellos maestros rurales, forjadores de la educación, de cooperativas, iniciadores de escuelas, sostén y guía por muchas décadas y orientadores de la clase marginada son y serán siempre ejemplo para los maestros actuales.


Justo es recordar a aquellos que hicieron caminos en su andar como: Crispina Madrid de Williogby (primera maestra en Payo Obispo); Arturo Bolio Yenro, Santiago Pacheco Cruz, Luis Álvarez Barret, César Mendoza Santana, Ignacio Herrera López, Pastor Ramírez Coello, Manuel Vázquez Gil, Florentino Guzmán, Adolfo Escalante, Manuel Escobedo Malaver, Mario Chan Hoyos, Orlando Ordóñez Gallareta, Carlos Lugo López, Agustín Cuevas Cabrera, Eduardo Priego León, Emilio Morales Almeyda, Pastor Medina Avilés, Lorenzo León Domínguez, Rodolfo Baeza Sierra, Gonzalo Peña Ortega, Eduardo Medina Loria, Raúl Anguas Rivero, Fidencio Canto Canto, José Presuel, Ramón Santana Moguel, Gonzalo de Jesús Rosado Iturralde, Francisca Sosa de Medina, Amelia Azarcoya, Obdulia Lara Carvajal, María Gutiérrez Góngora.


Recordar a aquellas maestras y maestros que en esta ciudad con dedicación y energía formaron muchas de las generaciones aún presentes en cuyos recuerdos viven: Rosario Mendoza Blanco, conocida como la maestra “Charito”; Carlota Torrano Vadillo, Isabel Marín de Castillejos, Dianela Herrera Rosado, Zoila Sabido Kantún, Gregoria Cob Cob, María Martínez Cortés, Paulina Molgora Guevara, Rosa María Castro Peniche, Nelda Anguas Rivero, Rilma Herrera Rosado, Zoila Vanegas Delgado, Eleuterio y Manuel LLanes Pasos, Isidro Rivera Cetina, William Fernández Paredes, Arnaldo Isidro Aguayo Canto, Yanuario Pech Pacheco, José España Cruz, Antonio Lópe Marrufo, Emilio Andrade Ocaña, Orlando Martínez Debeza, Luis Cervera Cortés, Florentino J. Ruiz Ruz, Rubén Gamboa Gamboa, Vilma Domínguez Huezo, Helga Durán Rossel, Amira Ávila Cervantes, José Isabel Álvarez Padilla, Elisa Rosado Hernández, José Valencia, Efraín Navarrete, Efraín Santana Sánchez, Adilma Herrera Muñoz, Lázaro Poot May, Fernando Cámara Murrillo, Florencio Oliva Gorostiza, Evaristo Montejo Cámara, Joaquín Murillo Alcocer, Socorro Garma Argaez, Fernando Mezquita Rejón, Fernando Figueroa Guardia, Lorenzo Castillo Coronado, Ignacio Reyes Selván, Manuel Almeyda Polanco, Héctor Carrillo Cardeña, Tirso Ordaz Rosado, Diego Medina Sosa, Elidé Cervera, Mario Castellanos Álvarez, Arturo Contreras López, Teresa Aké Gómez, Margarita Hay Lee y muchos más considerados actores de las páginas de la educación en Quintana Roo.


Como cada año maestros que cumplieron 30 y 40 años de servicio recibieron justo reconocimiento por su labor incansable.


A pesar de la problemática social que en nuestro país existe y ha existido en toda época, el buen mentor, no debe olvidar que él es: artista, modelador, transformador de la materia prima humana y que la convierte en artefacto de cultura; es antorcha que ilumina la ignorancia con la luz del conocimiento; sendero que conduce a la superación mediante su cátedra a la juventud asistente en su aula.


Maestro(a): tu vocación, paciencia con tus alumnos, cariño y entrega en tu misión, son cual las piedras, la cabilla, la cal y el cemento elementos con los que construirás tu propio monumento y en ti consiste su solidez… para que nunca le falten flores inmarcesibles, cuando recuerdes las sonrisas espontáneas infantiles y la dulce melodía de las voces de tus discípulos que por muchos años como los maestros de ayer escucharon y ahora tu escuchas cotidianamente al pronunciar a tus pupilos: ¡buenos días maestro(a)! Felicidades a todos los maestros en especial a todos los homenajeados este año, entre los que se encuentra mi hija Deyanira. Un recuerdo póstumo para todos los que se han adelantado al viaje eterno… En especial a mi padre maestro de maestros Profr. Ignacio Herrera López.



IAHM.- Chetumal Quintana Roo

Mayo 2010

ignacio-herrera@hotmail.com


 

Portada - Política - Social - Economía - Derechos Humanos - Directorio - Contáctanos - Anunciate aquí

Derechos Reservados © 2004, Panorama Quintana Roo, S.A. de C.V.