Visita nuestro portal www.panoramapeninsular.com
 

Crónicas Citadinas
Columna Chetumal
Col. Destripacuentos
Directorio
  Noticieros en line@
Excelsior
Reforma
El Universal
El Financiero
El Economista
Novedades
Uno mas uno
CNI en línea
CNN en español
Calendario
««Noticias 2014  »»
LMMJVSD
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
««Noviembre»»

 

Crónica Citadina
Por Ignacio A. Herrera Muñoz

Maestro… reivindícate…

Publicado el 2008-05-16. 

El 15 de mayo de cada año en el calendario cívico está contemplado como “Día del Maestro”; por tal motivo afloran a la mente ciertas reflexiones que llevan a comparar días de antaño en los cuales la postura en que la sociedad tenía colocado a los mentores, era distinta a la actual. La época muchos afirman, transforma, pero, esta transformación debe ser de progreso, no de retroceso, es que la educación de aquel entonces era superior, tal vez sea veraz, pero los condicionamientos eran también diferentes.


En la actualidad la situación del maestro es grave ante la postura y conveniencias políticas que han rebasado la personalidad del mentor que lo han llevado a crear un escepticismo ético y han devaluado su personalidad, poniendo en duda su confianza ante la sociedad por actores que han ingresado por ocasión no por vocación a la tarea de educar.


El magisterio ha perdido el espacio y peso político del que gozó ayer…ante el desanimo interno de sus agremiados…como la indolencia de algunos líderes que han asumido la responsabilidad de ese gremio sindical.


Organización que para consolidarse fue causa de muchas luchas, maestros de ideales laborales, fueron causa de persecuciones, encarcelamientos, destierros, pero tuvieron férrea voluntad y lograron organizarse hasta obtener una organización que llegó a considerarse la más fuerte de América latina.


Ante la postura actual de la organización del SNTE convertido en una dictadura donde ha aparecido una presidencia hasta eso vitalicia dejando en segundo término a lo que por muchos años fue la figura máxima del sindicato nacional del magisterio su secretario general. Que diría si viviera aquel primer líder a nivel nacional como lo fuera el profesor Goudencio Peraza.


En esta entidad el magisterio por muchos años como figura en las páginas de nuestra historia fueron hombres y mujeres que pusieron los cimientos no sólo para la alfabetización sino para el desarrollo, la sociabilidad y defensores de la justicia social. Maestros forjadores, moldeadores de mentes que son siempre recordados…hombres ejemplares que en lugares recónditos de lo que fuera primero el territorio federal de Quintana Roo, se internaban en la espesura de la selva a uña de bestia, a pie o en frágiles cayucos para llevar el abecedario, convirtiéndose en un habitante más al llegar a esos alejados parajes y propugnar por una mejoría con las necesidades no solo escolares sino de la comunidad entera…por eso el maestro por muchos años fue el líder de la comunidad, el hombre de confianza, el guía, el defensor y el consejero en algunos casos de los moradores…¿Dónde ha quedado esa imagen de ayer?...actualmente al maestro a causa de errores de unos cuantos se le juzga y mancha su imagen siendo motivo de desprestigio por esos frijolitos que han aparecido en el arroz… que han incurrido en errores e inmoralidades más no todos son así; por ello es necesario retomar los preceptos de la proclama magisterial…el magisterio necesita reivindicarse…el sindicato ha dejado de ser una organización de fuerza, de unidad, de lucha…para convertirse en un botín político, una escalera de ascenso para logros políticos, dividido en colores diferentes de acuerdo a intereses personales…el sindicato nacional debe volver a ser aquella institución donde el mentor llegaba a buscar el apoyo para alcanzar sus derechos, desde ahí hasta las secciones actualmente se han convertido en centrales llenas de convencionalismo, y se fracturan en lugar de consolidarse…donde se debe rescatar que su lema vuelva a ser lo que en su principio… “El SNTE por la educación al servicio del pueblo”.


Soy maestro del siglo pasado como muchos que aún viven y otros que se han adelantado al viaje eterno…anduvimos en las comunidades convivimos con el pueblo…guardamos respeto a los pobladores donde anduvimos y fuimos respetados…así deben comportarse los maestros de hoy…porque ser maestro cuando hay vocación es la más noble labor que un ser humano alcanza.


El verdadero maestro llegó en un tiempo a ser apóstol, fue mártir porque muchos por la educación fueron sacrificados, se comportó con humildad cuando supo convivir con los humildes; esto nada más pueden manifestarlo quienes verdaderamente han cumplido con esa distinguida labor, como se les recuerda a muchos mentores de ayer; cuya carrera fue un apostolado porque debía ejercerla con toda vocación, se le denominaba mártir, por la miseria que recibía como salario, situación que se ha superado; aunque sea cual fuere la época, debido a que él no es un profesionista, sino un campesino de la burocracia, casi un paria ante la sociedad. Más debe continuar siendo humilde, porque con humildad y como en antaño debe soportar las ingratitudes que la vida le depara, en la cual no reconocen sus aciertos, ya que únicamente sobresalen sus errores; él tiene la obligación de reconocer los desaciertos en el avance educativo, porque su comprensión no alcanza para la visión que se proponen los arquitectos de la cultura.


El cimiento que a la niñez pone, queda olvidado, cuando el niño que un día estuvo en sus manos, al cual, con toda paciencia y entrega, paso a paso, le fue quitando la venda que traía en la mente, para poblarla con un gran halo de conocimientos; para después recibir el título que lo acredita como profesionista o egresado universitario.


El maestro no puede esperar, más que una sola vez después de haber dejado toda su juventud, se le otorga una medalla, las batallas que ha ganado contra la ignorancia durante tres, cuatro o cinco décadas; cuando su edad y salud le permitía soportarla. Sólo merecen una presea. No puede aspirar a un monumento, pues el maestro es hombre, corriente y no sobresaliente. Más existen mentores que ya jubilados siguen aportando sus experiencias y conocimientos a la sociedad como siempre sin esperar recompensa ni reconocimiento.


Maestro: Sigue siendo apóstol, predica la oración de tu conocimiento; entre aquellos niños que son la arcilla que tienes que moldear, para que se enfrenten al futuro; sé mártir: que lo exiguo de tu salario no merme la ambición de cumplir, transmitiendo con ahínco los conocimientos que tus alumnos; ávidos, cada día esperan de ti, se humilde, para que puedas comprender y orientar a los que de ti lo soliciten. Que la dedicación, vocación e incomprensión, sean la piedra, cal y cemento; para que tú mismo hagas tu propio pedestal, que se edificará en cada una de las sonrisas de los niños y jóvenes, y en el reconocimiento de aquellos pocos o muchos que saben aquilatar tu fructífera labor.


Justo es recordar en este día a los maestros de la estatura de Moisés Saenz, Justo Sierra Méndez, Gregorio Torres Quintero; pioneros de la Educación en México, y de los brecheros de la Educación en Quintana Roo, entre los que pueden contarse a Santiago Pacheco Cruz (+), Miguel Medina Avilés(+), Rodolfo Baeza Sierra(+), Emilio Morales Almeida(+), Ignacio Herrera López(+), Rosario y Teresa Mendoza Blanco (+), Raúl Anguas Rivero(+), Benjamín Sabido Rosado(+), Lorenzo León Domínguez (+), Manuel Escobedo Malaver (+), Ramón Santana Moguel (+), Arturo Bolio Yenro (+), Miguel Ortega Navarrete (+), Amelia Azarcoya Medina (+), Gonzalo Peña Ortega (+), Carlos Lugo López (+), César Mendoza Santana (+), César Mendoza Rejón (+), Florencio Oliva Gorostiza (+), María Martínez Cortes (+), Mario Chan Hoyos (+), Gregoria Rodríguez Cob (+), Manuel Vázquez Gil (+), luz María Zaleta Islas (+), José España Cruz (+), Eduardo Priego León(+), Paulina Mólgora Guevara, Joaquín Murillo Alcocer (+), Dianela Herrera Rosado (+), Adelfo Escalante (+), Isabel Álvarez Padilla (+), Emilio Andrade Ocaña (+),José Dolores Castillo Coronado (+), Evaristo Montejo Cámara (+), María Gutiérrez Góngora (+), Eduardo Medina Loría (+), Yanuario Pech Pacheco (+), Carlota Torrano Vadillo(+), Eleuterio y Manuel Llanes Pasos (+), Orlando Martínez Debeza (+), Elga Durán Rosel (+), Fernando Figueroa Guardia (+), Juan Loeza Rivera (+), Ángel González Rivero (+), Obdulia Lara Carvajal, María Jesús Maldonado, Agustín Cuevas Cabrera, Vilma Domínguez Huezo, Efraín Santana Sánchez, Fidencio Canto Canto, Antonio Lope Marrufo, Rilma Herrera Rosado, Nelda Anguas Rivero, Miriam Adilma Herrera Muñoz, Margarita Lee Hay, Arturo Contreras López, Lázaro Poot May, Melba Cervera Arguelles, Héctor Carrillo Cardeña, Antonio Ramírez López, Manuel Almeida Polanco, Diego Medina Sosa, Omar Téyer Torres, José Dolores Castillo Brito, Orlando Ordoñez Gallareta, Isabel Medina de Chejín, Socorro Garma Argaez, Eliza Rosado Hernández, Elidé Cervera Sierra, Fernando Mézquita Rejón, Rosa María Castro Peniche y muchos otros más que viven en la memoria de ciudadanos chetumaleños considerados maestros de la vieja guardia. Ellos y ellas fueron arquitectos de sus propios monumentos; por su entrega total, sin tomar en cuenta perjuicios, y para que la luz del saber fuera igualitaria y llegara hasta los recónditos más alejados de nuestra patria y Estado. Maestro, que tu labor actual sea para reivindicarte. Adelante y felicidades.


IAHM.- Chetumal, Quintana Roo

Mayo de 2008.

ignacio-herrera@hotmail.com


 

Portada - Política - Social - Economía - Derechos Humanos - Directorio - Contáctanos - Anunciate aquí

Derechos Reservados © 2004, Panorama Quintana Roo, S.A. de C.V.